Hiperhidrosis axilar, palmar y plantar

La sudoración excesiva, que puede producirse en todo el cuerpo o en áreas localizadas, especialmente en palmas, plantas, axilas o cara, es un fenómeno fisiológico desencadenado por el ejercicio, la ansiedad, el stress o fiebre, entre otros. Algunas patologías como las alteraciones del tiroides, una disminución de la glucosa en la sangre o alteraciones del sistema nervioso, también pueden ocasionar una hiperhidrosis generalizada.

El tratamiento consiste en reducir de forma muy significativa el exceso de sudoración mediante la aplicación de toxina botulínica tipo A, que bloquean temporalmente los nervios que estimulan la sudoración.

Los efectos indeseables o secundarios como el dolor en el lugar de la inyección y síntomas pseudogripales son relativamente frecuentes.